La sospechosa muerte de un Fiscal General del Estado


José Manuel Maza, por María Aparici (Colección Saatchi)

De sospechosa se califica la muerte del fiscal general del Estado, Jose Manuel Maza. No por nosotros, sino por, por ejemplo, Pedro J. Ramírez, quien asegura "que se hubiera quedado más tranquilo si se le hubiera practicado la autopsia a Maza". Aduce que ha hablado con especialistas en medicina legal y que le dijeron que, en principio, las características de la muerte de Maza eran constitutivas de lo que se denomina técnicamente "muerte sospechosa", aunque si el centro hospitalario aporta una evidencia clínica, podría tratarse de una muerte natural o accidental.

Dicen que la familia ha decidido que no se le practicara la autopsia... Un error garrafal. "Habrá que esperar al resultado de la autopsia", dice el ex-juez Elpidio José Silva. Teniendo en cuenta que ha sucedido en Argentina y que los síntomas de infección renal hemorrágica hacía pensar en la toxina Shiga, una variante extraída de la bacteria Shigella dysenteriae. Esas toxinas alteradas de la clase Stx-2 provocan una alta toxicidad renal, elemento que coincide con la súbita y mortal infección en los riñones que acabó con la vida del fiscal Maza.

Esperemos. Si no lo incineran, siempre podrá hacerse la autopsia en un futuro inmediato. pero si destruyen el cadáver, y toda prueba con él, será un indicio claro de su envenenamiento. Porque ¿qué sentido tiene negarse a una autopsia por respetar la integridad del cuerpo (causa por la que se niega la familia) si luego van a destruir el cuerpo completamente?

Si se hubiera tratado de un asesinato premeditado, proporcionando la toxina a la víctima en una bebida, por ejemplo, habría que preguntarse algunas cosas:

¿Cuáles habrían sido las causas del crimen? El fiscal Maza ha sido un eficiente funcionario aplicando la Ley a los golpistas catalanes. Ha contribuido, junto a la juez Lamela a empapelar al Govern catalano-sionista. Poco antes del referéndum del 1 de octubre, Maza anunció querellas criminales contra todos los miembros del Gobierno catalán por la convocatoria; y ordenó a mediados de septiembre tomar declaración como investigados a 712 alcaldes catalanes que apoyaron el referéndum de autodeterminación y ordenó a los Mossos que detuvieran a aquellos que se negaran a declarar. Tras la declaración de la independencia por el Parlamento catalán, la Fiscalía presentó querellas por rebelión, sedición, malversación contra el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, los miembros del Govern y los integrantes de la Mesa del Parlament. Todas estas actuaciones han sembrado el malestar en el Gobierno de Rajoy por cuestiones electorales y de agenda.

¿Y los autores? Si el asunto fuera el golpe catalán, serían los mismos que han impulsado la independencia, los mismos que proporcionan seguridad a Puigdemont en Bélgica: el Mossad, a través de su brazo Black Cube. Y el lugar para atentar es perfecto: Argentina, donde el judaísmo fundamentalista controla el poder desde hace muchos años. El asesinato de José Manuel Maza sería otro golpe contra España en apoyo del independentismo, de la implantación del paraíso fiscal catalán, continuación del atentado de las Ramblas, el derribo de dos aviones de combate españoles, los incendios en racimo de Galicia y el intento de asalto a La Moncloa. La respuesta puede haber sido la muerte de Lord Rothschild el viernes en un ataque con dron (un Cessna 152 sin piloto) a su helicóptero. La guerra entre servicios de inteligencia está abierta.

Pero Maza también ha impulsado casos de corrupción contra delincuentes de la Caja B del PP. Malestar por partida doble en el Gobierno. Y cabe recordar que ya van 18 muertos por los casos de corrupción del PP. Así que Maza sería el número 19.

Hay que seguir investigando hasta que todo se aclare. Puede que lleve tiempo, pero todo se averiguará al final.

Este artículo/esbozo quedará abierto a nuevas informaciones. Releedlo de vez en cuando.

ÁCRATAS


NOTA: Lord Rothschild falleció el viernes en un ataque con dron (un Cessna 152 sin piloto) a su helicóptero. La guerra entre servicios de inteligencia está abierta.


Artículos anteriores

Clásicos más leídos de todos los tiempos